Red de botánicos en el Mediterráneo


Notice: Undefined variable: meta_text in /var/www/vhosts/funci.org/httpdocs/wp-content/themes/flatsome-child/template-parts/posts/single.php on line 380

La Fundación de Cultura Islámica (FUNCI) ha puesto en marcha el proyecto MEDOMED. Red de Jardines Botánicos en el Mediterráneo y Oriente Medio. Con ello, pretende recuperar parte del espíritu científico y conservacionista propio de la cultura islámica.

Este proyecto de cooperación científica y cultural, ya se ha iniciado en diversos países del área Mediterránea. Se centra en dos aspectos: la rehabilitación de jardines históricos de época o estilo islámico, desde el punto de vista arquitectónico y botánico, la recuperación de jardines botánicos históricos caídos en desuso, así como la creación de jardines botánicos de nueva planta que cumplan los mismos objetivos.

Dichos proyectos se acompañan de actividades de sensibilización, conservación, educación y formación.

Filosofía del proyecto

La civilización islámica ha demostrado a lo largo de los siglos un marcado interés por la naturaleza, basado en las premisas coránicas que instan a su contemplación como fuente de conocimiento. Según la tradición islámica, la naturaleza fue creada como fuente de inspiración espiritual, y también de sustento. Ello, sin embargo, no le da derecho al ser humano a explotarla y dominarla indiscriminadamente. Es solamente un gestor, un usufructuario.

AlhambraDebido a este amor por la naturaleza, los musulmanes crearon bellos jardines para la contemplación y el disfrute, como se pueden aún contemplar en la Alhambra de Granada, en Siria, Irán o el Magreb. También sobresalieron en las explotaciones agrarias, experimentales y de aclimatación, en especial en al-Andalus, como precursoras de los jardines botánicos del Renacimiento. En ellas, la función estética de las especies vegetales ornamentales que los musulmanes iban importando de los países conquistados o con los que iban entrando en contacto, se unía a la utilidad de ciertas plantas, que se aclimataban con fines agronómicos, terapéuticos e industriales.

Estos jardines tenían una impronta paisajística y arquitectónica particular, al tiempo que mantuvieron un sabio sistema de irrigación y repartición del agua, que todavía perdura en algunos lugares, y se hace vigente en la actual situación de cambio climático que está sufriendo el planeta.

Sin embargo, aun a pesar de hallar todas las premisas para una correcta gestión de los recursos y la naturaleza en la tradición islámica, y a pesar de la gran riqueza de su patrimonio paisajístico, los países musulmanes de la cuenca mediterránea han abandonado en gran medida estas cuestiones debido a su actual situación socio-económica.

Jardín Andaluz de Rabat

El número de jardines botánicos que existen en el Norte de África y en Oriente Medio es muy reducido y está por debajo de las necesidades requeridas para asegurar la conservación ex situ de la flora y de los recursos filogenéticos de esta región del mundo. Tampoco cumple las expectativas esperadas en su posible contribución al desarrollo económico de la región como recurso turístico – cultural.

Objetivos

Los jardines botánicos en la actualidad, tienen una importante función social. A su dimensión científica, cultural y de conservación de la biodiversidad se añade un notable rol educativo y un poderoso acicate turístico.

Son además una eficaz herramienta en el desarrollo económico local como instrumentos  de lucha contra la pobreza mediante la formación profesional, la generación de empleo y el estímulo para la integración de todos los sectores sociales.

También, cumplen una función de sensibilización para la conservación del medio ambiente, y constituyen lugares de asueto en ciudades a menudo privadas de espacios verdes, que favorece el encuentro vecinal y la integración social.

Por lo demás, la Red MEDOMED servirá para multiplicar las colaboraciones y acuerdos entre los distintos jardines botánicos de estas regiones, con el fin de participar en su promoción, el perfeccionamiento de sus conocimientos, así como el intercambio de ideas, experiencias y colecciones botánicas.

Dicha Red permitirá a loS jardines botánicos del Mediterráneo y Oriente Medio participar en la conservación de plantas y biotopos amenazados de diferentes regiones, así como intervenir como consultantes en los proyectos relativos a la protección del medio ambiente.

Actuaciones

Nenúfar

El proyecto, que ha sido presentado ante diversas organizaciones internacionales, ya se ha iniciado en varios países en colaboración con diferentes instituciones.

España La FUNCI es responsable de la coordinación de la red MEDOMED desde Madrid. La coordinación de la red consiste en:

Organizar encuentros científicos periódicos en los que exponer la situación actual de la conservación en los países donde la red actúa, los cambios experimentados a través de la cooperación y un plan de acción coordinado de todos los miembros.

Servir de canal para el intercambio de información y apoyar nuevas relaciones de cooperación internas y externas a la red.

Realizar publicaciones periódicas derivadas del trabajo de los miembros de la red. La primera publicación prevista es un mapa de la situación real actual de los centros de conservación en los países del sur y este del Mediterráneo, teniendo en cuenta su capacidad para desarrollar programas de investigación, su actividad educativa y el marco legislativo que los ampara.

Marruecos La FUNCI ha firmado convenios de colaboración con el INRA (Institut National de la Recherche Agronomique) y otras instituciones marroquíes, así como con la Universidad de Castilla-La Mancha (España), para la rehabilitación del Jardin d’Essais de Rabat: un jardín botánico de principios del siglo XX de 17 hectáreas, creado por el gran paisajista francés Jean Claude Nicolas Forestier.

jardín andalusíLa FUNCI interviene en el Jardin d’Essais de Rabat (JER) para el asesoramiento desde el punto de vista paisajístico y botánico, entendiendo que este jardín de aclimatación está entroncado con la tradición islámica, y especialmente andalusí, de grandes predios y fincas dedicados a la introducción de especies alóctonas y exóticas con fines científicos, ornamentales y económicos.

Así, el JER recuperará su antigua función y espíritu, siguiendo pautas de restauración rigurosas y respetuosas con el diseño y la finalidad originales. Destacará como modelo internacional de Jardín de Aclimatación de época colonial, con personalidad propia, basada en su carácter agronómico y sus colecciones de interés económico.

En este contexto, la FUNCI ha realizado también un proyecto de Jardín Andalusí, que recupera tanto las especies vegetales empleadas en la España musulmana, como la morfología, el sistema de regadío y la filosofía de los jardines de aquella época. Junto a él se va a concebir un Vergel Andalusí para la aclimatación y recuperación de especies agronómicas españolas y marroquíes.

La FUNCI está asimismo restaurando un antiguo pabellón neomorisco en el JER, para el que está realizando una exposición virtual permanente sobre el jardín andalusí. La exposición consiste en diferentes proyecciones audiovisuales en el interior del pabellón, en su fachada y en distintos puntos del jardín, que permitan un acercamiento pedagógico interactivo.

Junto con la Asociación Maroc, Nature et Culture, la FUNCI ha creado además un Jardín de los Sentidos adaptado y accesible para las personas discapacitadas, con el fin de sensibilizar acerca de las personas que sufren discapacidades e insertarlas, mediante programas de educación y de formación.

Siria El Ayuntamiento de la ciudad de Alepo ha cedido por su parte un terreno de 2.500 metros a la FUNCI en pleno Parque Público Assabil, un espacio de 17 hectáreas de época del Protectorado Francés, para la creación de un jardín de inspiración andalusí desde el punto de vista paisajístico y botánico, que se integre de forma armoniosa en el conjunto ya existente y se acompañe de actividades para la sensibilización y la formación.

El jardín estará así dotado de un pabellón destinado a Aula de la Naturaleza, en la que se presentará una exposición permanente pedagógica sobre los distintos aspectos del jardín arábigo andaluz, desde el punto de vista histórico y ecológico.

Territorios palestinos La FUNCI está colaborando con la Universidad de Jerusalén en la construcción del Jardín Botánico Andalusí en la Universidad de al-Quds, en un terreno de 2000 m², contiguo a la Facultad de Ciencia y Tecnología.

En este jardín está previsto instalar una biblioteca botánica, un banco de semillas y un herbario. Los fondos de la biblioteca prestarán especial atención a la historia de la ciencia en al-Andalus.

Resultados de Med-O-Med

La sensibilización del público en general y de las instituciones hacia las cuestiones derivadas de la preservación del medio ambiente y la conservación del patrimonio histórico.

El intercambio entre ONG’s e instituciones públicas y privadas de Europa y el mundo de mayoría musulmana, mediante convenios de colaboración y acuerdos específicos. Ello favorece no solamente las relaciones interculturales, sino el intercambio de sinergias, experiencias e información.

Aceitunas

En el caso específico de los jardines botánicos, las diferentes instituciones de una y otra orilla del Mediterráneo se benefician del intercambio de material vegetal genético, trabajos de investigación y experiencias en materia de formación y gestión de jardines botánicos e históricos.

Equipo de trabajo

Para la ejecución de la Red MEDOMED de Jardines Botánicos en el Mediterráneo y Oriente Medio la FUNCI cuenta con un equipo de expertos, tanto de la propia Fundación como de otras instituciones nacionales e internaciones en materia de arquitectura, arqueología, paisajismo, gestión de jardines botánicos, botánica e historia, dirigidos por Cherif Abderrahman Jah, Presidente de la FUNCI. Entre ellos destacan Esteban Hernández Bermejo, Universidad de Córdoba; Antonio Almagro Gorbea, Escuela de Estudios Árabes de Granada (CSIC) e Imane Thami Alami, del INRA (Rabat).

Apoyos

Para el desarrollo de este proyecto, la FUNCI ha firmado varios convenios de colaboración y cuenta con el apoyo de diversas instituciones como el INRA (Marruecos), la Comisión Nacional Siria para la Educación, la Cultura y las Ciencias, UICN Med, la Universidad de Castilla-La Mancha (España), el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (España), la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el Plan Nacional para la Alianza de Civilizaciones.