La música árabe regresa a Medina Azahara

Eduardo Paniagua abrirá mañana la programación de conciertos, en la que también figura la reconocida cantante marroquí Karima Skalli

Grupos y artistas procedentes de distintos países participarán en el ciclo Conciertos árabes. Del legado a la innovación, que, organizado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y Casa Árabe, se desarrollará en las próximas semanas en el auditorio de la sede del conjunto arqueológico Medina Azahara, de la ciudad española de Córdoba.

La directora general de Museos y Promoción del Arte, Inmaculada López Calahorro, destacó ayer, en la presentación del programa, que «la memoria que alberga este yacimiento se actualiza día a día a través de iniciativas y ejemplos como este ciclo de música, constituyendo nexos de unión con todo el mundo árabe», por lo que la «complicidad» de la Junta «con una institución como la Casa Árabe cobra, si cabe, mayor sentido y oportunidad».

Esta programación trazará un recorrido por algunos estilos de la música tradicional árabe, mezclándolos, en algunos casos, con propuestas actuales e innovadoras. La primera intervención, mañana, correrá a cargo del músico y arquitecto Eduardo Paniagua, que ofrecerá un concierto de música de los Reinos de Taifas (siglos XI-XII).

El 16 de noviembre será el turno del Ensemble al-Kindi con Sheikh Habboush y los Derviches Danzantes de Siria, que traerán a Córdoba un espectáculo hipnótico, mientras que el 25 de noviembre estará en Medina Azahara la cantante marroquí Karima Skalli, conocida en la escena musical del mundo árabe como «la voz de oro» y experta en los registros de interpretación de la música clásica árabe. El Arabi Ensemble y Eduardo Paniagua se unen el 2 de diciembre para cerrar este ciclo con un concierto sobre canto sufí-andalusí.

Todos los espectáculos del ciclo se celebrán en el auditorio del conjunto arqueológico a partir de las 20:00, excepto el concierto de Karima Skalli, el 25 de noviembre, que empezará a las 21:00. La entrada a estos recitales es gratuita hasta completar el aforo.

Fuente: El Día de Córdoba