Recuperando una herencia olvidada

Autor del artículo: Leo López

Recuperar una herencia olvidada, es el principal objetivo del Instituto Occidental de Cultura Islámica. Madrid

Somos muchos los que desconocemos que la paella, esa sabrosa combinación de arroz, marisco y sabiduría popular, tiene su origen en la gastronomía árabe, al igual que algunos de los dulces más típicamente navideños: alfajores, mazapán, etc. Este es un pequeño ejemplo del desconocimiento general de la huella que la cultura islámica ha dejado sobre el suelo español. El Instituto Occidental de Cultura Islámica, fundación privada presidida por Cherif Jah Abderrahman, intenta paliar este desconocimiento rescatando del olvido el legado islámico que se extiende por todo el territorio español

Cherif Jah Abderrahman, isla­mólogo, humanista, hombre de educación islámica y rigurosa for­mación occidental, ostenta la pre­sidencia del Instituto Occidental de Cultura Islámica. Su relación con nuestro país se intensificó al cono­cer a un grupo de profesionales de distintas disciplinas interesados en el estudio, profundo de la cultura islámica: «les orienté en su trabajo y dirigí algunas de sus investi­gaciones, y cuando decidieron crear una organización en la que enmarcar su labor cultural, me in­vitaron a presidirla, cosa que acep­té muy gustoso».

Según el presidente del Instituto Occidental de Cultura Islámica, se ha caído en el grave error de sepa­rar a Oriente de Occidente, como si se tratara de dos mundos diferen­tes, cuando «ambos son una conti­nuidad el uno del otro, y es respon­sabilidad de los hombres crear las bases para vivir un futuro común, en perfecto respeto y tolerancia».

Cherif Jah Abderrahman, desde su perspectiva de hombre educado en la sociedad islámica y formado en países occidentales, opina que «el Islam, por su carácter de uni­versalidad, ha demostrado, desde su raíces, ser capaz de relacionar­se con otras culturas, asimilando sus aspectos más positivos, sin perder su identidad., y establece la diferencia entre cultura árabe y cultura islámica en que el ámbito de la cultura islámica es mucho más amplio.

Originalmente, el Islam tiene sus raíces en la península arábiga, pero posteriormente tras­ciende sus fronteras. El concepto de árabe corresponde a una etnia, un lenguaje y un territorio, mien­tras que el de islámico, abarca toda una serie de manifestaciones humanísticas, científicas y artísticas, que surgen de la forma de vida del conjunto de hombres que se basan en la concepción islámica.

Parte de nuestra cultura actual

La herencia cultural islámica en España es muy amplia. Hay múltiples manifestaciones en el arte, la arquitectura, la lingüística, etc. Sin embargo, pocos son los que cono­cen su influencia en la psicología, la filosofía popular, las costum­bres, la forma de pensar y de vivir.

Piensa Cherif Jah Abderrahman que la cultura islámica no es sufi­cientemente conocida en España, en proporción a la gran influencia que ha ejercido a lo largo de la historia; «esto es algo verdaderamente lamentable, ya que, como consecuencia de ese desconoci­miento, han surgido a veces hon­dos prejuicios en relación a la con­cepción islámica de la vida y su proyección cultural», y se duele de que en muchas ocasiones se ha de­tenido la mirada sólo en la mani­festación exterior, en las obras de arte, en la arquitectura, sin com­prender el espíritu de aquellas gen­tes, españolas, capaces de realizar obras tales como la mezquita de Córdoba o la Alhambra de Grana­da:

«Creo que el conocimiento de esta cultura, como parte integrante de la historia de España, es im­prescindible para la comprensión de la cultura española actual».

La huella de esta cultura se ex­tiende prácticamente por casi toda la Península: Levante, Aragón, Navarra, Extremadura, Cataluña… Su principal aportación a Occidente se cifra, en opinión de Cherif Jah Abderrahman, en «su capacidad de asimilación, depuración y síntesis de otras culturas que conoció du­rante su expansión», hasta el punto de que «sin esta labor reconciliado­ra, no hubiera sido posible el florecimiento espiritual y cultural de la Edad Media en Occidente, ni hu­biera sido posible el fenómeno del Renacimiento».

Uno de los aspec­tos importantes ‑quizá el menos conocido en Occidente‑ es el de la aportación islámica al campo de la ciencia y de la técnica. Los principios islámicos dan un gran valor a este tipo de conocimientos y ex­presan una alta estima a los hom­bres que los poseen. Muestra de ello es el «hadiz» (aseveración) del Profeta: «La tinta de los sabios es más valiosa que la sangre de los mártires».

Jornadas sobre cultura Islámica en Toledo

El Instituto Occidental de Cultu­ra islámica está organizando unas Jornadas sobre la Cultura islámica en España, que se celebrarán del 23 al 2ó de abril de 1987, en la ciudad imperial de Toledo, que, de­bido a su excepcional patrimonio histórico‑artístico, constituye el marco idóneo para ello. La confe­rencia inaugural correrá a cargo del etnólogo y académico Julio Ca­ro Baroja y el resto de los confe­renciantes serán destacadas perso­nalidades del mundo islámico y oc­cidental.

En esta exposición estará repre­sentada, por parte de cada comuni­dad autónoma, toda la riqueza cul­tural islámica de España, tanto en su época hispano‑musulmana, co­mo en las influencias culturales posteriores: el arte mudéjar.

Opina Cherif Jah Abderrahmán, en lo que se refiere a la con­servación del patrimonio cultural islámico en España, que en un principio cayó en el olvido, lo que causó grandes deterioros, pero que, de un tiempo a esta parte, se está poniendo gran interés en res­catar del abandono y la destrucción lo que queda de esa herencia cultural:

«Actualmente se está ob­servando esta cultura con un talan­te mucho más abierto; está crecien­do notablemente el interés por ella, han surgido algunas institu­ciones, similares a la nuestra, que están haciendo una importante la­bor de estudio y difusión de la mis­ma, y, en definitiva, esos prejuicios de los que hablábamos al principio están empezando a disiparse poco a poco.»

Leo López

Diario “YA”, Lunes 5 de enero de 1987