Inspección de las estructuras andalusíes en la Plaza de los Carros de Madrid

Esta entrada fue publicada en . Marque como favorito el Enlace permanente.

El Centro de Estudios del Madrid Islámico inspecciona un qanat y una cueva andalusíes junto a la casa de San Isidro.

El miércoles 25 de octubre de 2017, miembros del Centro de Estudios de Madrid Islámico (CEMI), de la Fundación de Cultura Islámica, acompañados por el arqueólogo Manuel Retuerce Velasco, realizaron una inspección ocular de las estructuras patrimoniales andalusíes ocultas bajo la madrileña plaza de los Carros: un qanat, o canalización de agua, y una cueva excavada en la roca. 

El qanat andalusí de la plaza de los Carros es la obra de ingeniería hidráulica más antigua de Madrid y el precursor de los famosos llamados viajes de agua que abastecieron a la ciudad durante siglos, hasta la creación del Canal de Isabel II. El tramo que subsiste bajo la plaza de los Carros es un canal de unos diez metros de longitud, con un lecho de piedras para purificar el agua y un andén lateral de unos 43 cm de anchura que servía para labores de mantenimiento.

Originalmente parece que discurría a cielo abierto y pudo tener relación con el arroyo de las Fuentes de San Pedro, que nacía en la plaza de Puerta Cerrada. Su datación se sitúa entre los siglos IX y XI.

El qanat se descubrió en 1983, en una zona rica en vestigios andalusíes, ya que fue un arrabal densamente poblado. Sin embargo, ha permanecido oculto a la vista hasta la actualidad bajo el subsuelo de la plaza de los Carros. A unos pasos del qanat se sitúa la entrada a lo que pudo ser una vivienda o almacén excavado en la roca, también de época andalusí. Ambas estructuras se hallan deterioradas por la humedad y tienen señales de haber sido utilizadas como vivienda precaria en época reciente. La inspección a la cueva solo se ha podido hacer de manera superficial debido al mal estado del acceso.

Los intrépidos investigadores del CEMI han contado con la ayuda imprescindible del arqueólogo Manuel Retuerce, que excavó ambas estructuras en su día. La visita ha sido posible gracias al buen hacer de la Dirección General del Agua y Zonas Verdes del Ayuntamiento de Madrid, que ha autorizado y acompañado al CEMI en esta pequeña aventura. La iniciativa se ha desarrollado en el marco de la colaboración establecida entre el Ayuntamiento de Madrid y la Fundación de Cultura Islámica para la realización de actividades pedagógicas y de divulgación. La intención del CEMI es proponer un proyecto de recuperación y valorización de estos restos arqueológicos para disfrute de madrileños y visitantes.