Los moriscos de Hornachos y el corso en Salé

Este capítulo de la estupenda serie de Televisión Española sobre los moriscos -o andalusíes musulmanes obligados a convertirse al Islam tras la conquista castellana en el siglo XVI- narra la valiente resistencia de los moriscos de Hornachos, en la provincia de Badajoz, ante las nuevas autoridades cristianas. También, las torturas a las que fueron sometidos durante la Inquisición, así como su éxodo a tierras norteafricanas, tras la expulsión bajo Felipe III, en el siglo XVII.

Desde Sevilla, y al igual que lo hicieron miles de moriscos andaluces, partieron rumbo a diversos países de «Berbería» (el Magreb). Tras ser acogidos con mayor o menor fortuna, algunos se asentaron en las ciudades de Rabat y Salé, en Marruecos, donde, tras reformar la alcazaba fortificada a orillas de la desembocadura del río Buregreg, se organizaron en torno a la actividad corsaria, que aportaba pingües beneficios, no solamente a ellos mismos, sino al Sultán de Marruecos bajo cuya protección estaban, y a los comerciantes «renegados» europeos.

Construyeron para ello centenares de naves de madera de cedro de porte ligero, debido al escaso calado del río, en especial caravelas, bergantines y tartanas dotadas de gran potencia de fuego, llegando a montar hasta ocho cañones por banda. Con ellas asaltaban las flotas francesas, portuguesas, inglesas y holandesas, principalmente. Deciden entonces independizarse de la autoridad marroquí formando lo que llamarían la «República independiente del Buregreg», hasta que Finalmente, en 1666 la recién inaugurada dinastía alauí acabara con dicha república.

Ver el vídeo