Cambridge, una mezquita sostenible e intercultural

Fecha de publicación del artículo: 19/07/2020

Año de la publicación: 2020

, , ,

La Mezquita Central de Cambridge, Reino Unido, abrió sus puertas al público en mayo de 2019 después de más de una década de planificación y obras. Es fruto de la necesidad de albergar a los aproximadamente 6.000 musulmanes de la ciudad, que anteriormente oraban por turnos en centros islámicos pequeños y casas adaptadas. Su originalidad y mérito consisten además en su acertada estética y en su carácter sostenible.

Foto: Sir Cam @camdiary

La firma Marks Barfield Architects ha fusionado los últimos desarrollos en la fabricación digital y las tecnologías pasivas sostenibles con una profunda reverencia por las geometrías islámicas y la tradición arquitectónica, creando lo que es el primer lugar de culto especialmente diseñado para la floreciente comunidad islámica de Cambridge.

Con un costo aproximado de £ 23 millones, esta “ecomezquita”, con cero emisiones, incluye la sala de oraciones, áreas de ablución y el alojamiento del imán y su familia, así como de los visitantes académicos. También contiene una cafetería, áreas de docencia y salas de reuniones para ser utilizadas por las comunidades locales musulmanas y no musulmanas.

Geometría sagrada

El encargo de diseñar y construir la nueva Mezquita Central de Cambridge fue otorgado al estudio Marks Barfield Architects, ganador de un concurso internacional lanzado en 2009. Marks Barfield Architects colaboró ​​con un experto en arquitectura y geometría sagrada, Keith Critchlow, que buscaba desarrollar un diseño contemporáneo y local basado en las tradiciones arquitectónicas sagradas, tanto islámicas como británicas. Los patrones geométricos dibujados a mano por Critchlow se plasman en todo el diseño, desde la planificación y la superestructura hasta los detalles de la fachada y el atrio.

Tal vez la encarnación más profunda de estas geometrías se encuentre en lo que podría decirse que es el detalle decisivo del edificio: las 30 columnas de árboles fabricadas digitalmente que sostienen la impresionante estructura curva de la cubierta del edificio.

El uso de la madera también es parte de una estrategia conceptual ambiciosa que busca responder al deseo de concebir una mezquita ecológica y moderna, adaptada a su entorno y sus referencias culturales. La madera proviene enteramente de bosques sostenibles. El cofundador de la idea, David Marks, lamentablemente no vivió para ver el proyecto terminado, pero fue una de las fuerzas impulsoras del concepto de diseño, que explicó del siguiente modo: “No queríamos crear una réplica de algo que existía en otros lugares. La oportunidad de hacer algo inglés, británico, nos emocionó”.

Bosque de árboles

Estas columnas de carga son elegantemente ambiciosas. Fabricados por los expertos suizos en construcción de madera Blumer Lehmann, los “árboles” han sido meticulosamente diseñados y constan de 145 tipos de componentes diferentes y 2,746 componentes individuales. Se conectan en el techo para crear una serie de bóvedas genuinas, cada una de ellas enmarcando un óculo que filtra la luz solar directa par iluminar el edificio y que, ingeniosamente, contiene conductos de ventilación ocultos dentro de sus bordes interiores. Desde el pórtico hasta el atrio y la sala de oración, las columnas de árboles refuerzan el sentido de la estructura y la estabilidad, y aunque son impresionantes, preparan el escenario para una contemplación tranquila en lugar de una distracción.

El Atrio. Foto: Morley von Sternberg.

Los “árboles” de madera son magníficos, especialmente cuando se los ve como una pieza fija dentro de la sala de oración principal y, en menor escala, en el atrio. Ambos enmarcan y perforan el espacio, como si la naturaleza que brota del suelo se extendiera hacia arriba para agarrar los cielos, así como los arcos góticos formaron flechas gigantes que apuntaban hacia Dios. El hecho de que cada muelle esté cubierto con un óleo acristalado que permite que la luz se derrame sobre la madera y el espacio que se encuentra debajo agrega un sentido casi celestial de espectáculo y admiración.

Los “árboles” de madera son magníficos, especialmente cuando se los ve como una pieza fija dentro de la sala de oración principal y, en menor escala, en el atrio.

La investigación descubrió un punto de partida conceptual: el Jardín del Paraíso. Esta es una tradición islámica de larga data en la que la naturaleza se representa como un oasis que aspira a un estado último de tranquilidad y calma. En consecuencia, el edificio en sí debía expresarse como un “bosque de árboles” rodeado de zonas verdes que ofrecen árboles, fuentes y refugio y fueron diseñadas por Emma Clark.

La característica central de este espacio verde es una fuente octogonal de piedra. También hay bancos de roble curvos donde los visitantes pueden disfrutar del sonido y el movimiento del agua, los colores y las fragancias de las flores y la sombra de los árboles. En esencia, el jardín resalta cómo todo el edificio encarna la sensación de un oasis y nos recuerda la interconexión entre los humanos y el mundo natural.

Los patrones geométricos dibujados a mano por Critchlow se plasman en todo el diseño, desde la planificación y la superestructura hasta los detalles de la fachada y el atrio.

La mezquita central de Cambridge de Marks Barfield Architects es una adición importante a la evolución del discurso sobre el diseño de mezquitas en el siglo XXI y al tejido urbano de Cambridge y su creciente comunidad islámica.

Referencia: forestalmaderero.com