Un tesoro hispano marroquí junto a la abadía de Cluny

Autor del artículo: FUNCI

Fecha de publicación del artículo: 17/11/2017

Tema del artículo: .

Un equipo de investigadores franceses ha descubierto un auténtico tesoro medieval enterrado en la abadía de Cluny, cerca de Lyon, Francia.

Más de 2.200 dinares y óbolos en monedas, la mayoría emitidas por la abadía de Cluny y que se remontan a la primera mitad del siglo XII, han sido hallados en un saco de tela del que aún pueden percibirse algunos restos en las monedas, ha informado el Centro nacional para la investigación científica (CNRS) en un comunicado.

En esa misma saco había una bolsa de piel que contenía 21 dinares islámicos de oro, acuñados entre los años 1121 y 1131 en España y Marruecos, bajo el reinado de Ali Ben Youssef (1106-1143), quinto sultán de la dinastía beréber de los Almorávides.

La bolsa de piel contenía, además, un anillo de oro, una lámina de oro de 24 gramos plegada en una funda y una pequeña pieza de oro.

El CNRS ha explicado que el tesoro había sido enterrado bajo tierra cerca de uno de los muros de la abadía, donde parece haber permanecido escondido durante 850 años, afirmando:

“Es un descubrimiento excepcional para un lugar monacal, y más para uno como Cluny, que fue una de las más grandes abadías de la Europa occidental durante la Edad Media.”

Interrogado por la agencia AFP, el especialista en monedas, Vincent Borrel, explica la presencia de dinares de oro precedentes de España y Marruecos por la existencia de prioratos cluniacenses en España en aquella época.

Según Anne Baud, directora de la investigación, “los dinares árabes son una moneda que estuvo en circulación a comienzos del s. XII porque en Francia aún no se acuñaban monedas de oro en aquella época”, ha explicado a France Info.

En su opinión, el poseedor de este tesoro pudo haber sido “alguien del mundo eclesiástico, alguien de la abadía o un dignatario religioso. También pudo haber sido un rico burgués”, señala, inclinándose por la primera hipótesis. La inscripción “Avete” grabada en el anillo sería, de hecho, una “fórmula de saludo en un contexto religioso”.

Fuente: Huffpost Maroc