Mohammed El Faïz defiende el patrimonio de los jardines árabes

El pasado miércoles 7 de mayo, el historiador de los jardines Mohammed El Faïz impartió una conferencia en Rabat sobre “El patrimonio de los jardines árabes. Del reino de la naturaleza al diálogo de civilizaciones”.

La conferencia forma parte del ciclo organizado por la FUNCI y la Fundación ONA de Marruecos, durante la estancia de la exposición El Jardín Andalusí en las ciudades de Rabat y Casablanca. Anteriormente, Antonio Almagro, de la Escuela de Estudios Árabes de Granada (CSIC) hizo a su vez una presentación virtual de los jardines y palacios hispano musulmanes sobre los que ha  investigado durante los últimos años.

Mohammed El Faïz es economista y una de las voces más reconocidas en historia de la agronomía y los jardines árabes. Imparte actualmente clases en la Universidad Cadi Ayyad de Marrakech, donde lleva a cabo su labor de investigación. Entre sus numerosas publicaciones constan “Agronomie de la Mésopotamie antique: analyse de l’Agriculture Nabatéenne de Qûtâmâ, éd. Brill », Leiden-Cologne-New-York, 1995. « Les jardins historiques de Marrakech: mémoire écologique d’une ville impériale », EDIFIR, Florencia, 1996. « Les jardins de Marrakech », Actes-Sud, Paris, 2000.

También es autor de una reedición corregida del Libro de la Agricultura de Ibn al-Awwâm, así como de “Marrakech : patrimoine en péril” y “Jardins du Maroc, d’Espagne et du Portugal, un art de vivre partagé » (obra colectiva).

Incansable defensor del patrimonio vegetal y paisajístico árabe, tanto en Marruecos como en el resto del mundo árabe, El Faïz, expuso durante su intervención una panorámica del escaso legado arabo islámico, así como de los peligros a los que está expuesto. Tras efectuar un repaso histórico de los principales jardines históricos y sus características, hizo un llamamiento a su conservación desde el rigor, haciendo especial hincapié en el Jardín del Agdal de Marrakech, de origen almohade y uno de los mayores del mundo con sus 500 hectáreas. También arremetió contra las intervenciones irrespetuosas realizadas en la célebre Menara de la ciudad meridional.