Cuando el Estado Islámico salvó a 150.000 judíos

Esta entrada fue publicada en . Marque como favorito el Enlace permanente.

En julio de 1492, el nuevo estado de España expulsó a sus poblaciones judía y musulmana durante la Inquisición Española.

En reacción a eso, el Califa del Estado Islámico, el Sultán Bayezid II, mandó la Marina Otomana a España, bajo el mando del almirante Kemal Reis, para llevarlas en plena seguridad hacia tierras Otomanas. Más de 150.000 refugiados judíos encontraron refugio en el Imperio Otomano.
​El Sultán envió fermans (decretos imperiales) a través de todo el Imperio, ordenando que los refugiados fueran bienvenidos.

En su discurso, el Sultán dijo a los Judíos que:

“Era el orden de Dios el cuidar a los descendientes de los Profetas Abraham y Jacob, así como comprobar que tienen alimentos y protegerles. Deben establecerse en Estambul y vivir en paz a la sombra de la higuera, donde podrán dedicarse al comercio y tener propiedades.”

El Sultán Bayezid II mandó igualmente un ferman (decreto imperial) a todos los gobernadores de sus provincias europeas, ordenándoles, no solamente no maltratar a los refugiados provenientes de España, sino recibirles amigablemente. Amenazó a todos los que habían tratado a los Judíos con dureza o que se negaban a admitirles en el Imperio.

El Sultán se burló además de la conducta de Fernando II de Aragón y de Isabel I de Castilla, cuando se dirigió a los cortersanos españoles:

“¡Ustedes se atreven a llamarle Fernando el “Sabio”, cuando empobreció su propio país y enriquece el mío!”

Fuente: Dante Ibrahim Matta