[give_goal id=”48026″ show_text=”true” show_bar=”true”]

La Fundación de Cultura Islámica (FUNCI) en colaboración con otras entidades culturales ha creado esta exposición itinerante, basada en una investigación inédita. El Jardín Andalusí pretende mostrar el jardín hispano-musulmán como un espacio de encuentro y de convivencia, un lugar para el esparcimiento, la reflexión y la creatividad, y un crisol de culturas en el que se consolidó un estilo paisajístico propio y se aclimataron numerosas especies botánicas desconocidas hasta entonces.

Los andalusíes importaron su afición por el jardín desde Oriente, tomando como primer referente el jardín de origen persa, de grandes avenidas, canales, fuentes y pabellones, junto con ciertos elementos de la cultura romana, para crear un estilo propio que habría de evolucionar a lo largo de los siglos.

PATIO DE CRUCERO

Fue característico de aquella época el llamado patio de crucero, dotado de arriates rehundidos y una alberca o estanque central. Este jardín, de inspiración coránica, estaba también emparentado con el hortus conclusus de tradición semítica. Surgieron además espléndidos espacios ajardinados en las almunias, o fincas de recreo, con amplios horizontes escalonados para resaltar el concepto de jardín de poder, extensos vergeles y jardines botánicos en los que se aclimataban las especies nuevas traídas de otras latitudes.

La exposición se divide en cuatro áreas temáticas: El Jardín Huerto, el Jardín Científico, el Jardín Espiritual, y el Jardín Poético. Está formada de paneles de atractivo diseño y con abundantes fotografías y textos, así como maquetas de ingenios hidráulicos, aparatos olfativos, libros facsímiles y proyecciones audiovisuales.

[give_form id=”48026″]