Cuaderno de profesores

Autor/autores: FUNCI

Año de la publicación: 2001

Ciudad de publicación: Madrid

Editorial: Fundación de Cultura Islámica

Número de páginas: 32

ISBN: 84-86714-06-0

Precio: 6 €

Esta entrada fue publicada en . Marque como favorito el Enlace permanente.

Soporte didáctico en forma de cuaderno para docentes, perteneciente a la exposición itinerante El islam, patrimonio de todos, puesta en marcha por la Fundación de Cultura Islámica en Madrid, en 2001. La muestra está destinada a recorrer colegios, centros culturales y asociaciones. El cuaderno para profesores contiene juegos, descripciones resumidas, fichas e ilustraciones para las visitas escolares.

El Medio ambiente (el agua)

El Islam es una cultura del agua. La preocupación por el mantenimiento de su calidad y su valoración estética no es algo nuevo. A lo largo de los siglos, el agua ha formado parte de la higiene de los musulmanes, la agricultura, los jardines y la arquitectura. Según El propio Corán, el agua es el origen de la vida.

Los árabes, que procedían del desierto, valoraron como pocos este escaso elemento. El propio Profeta Muhammad aconsejaba, en el siglo VII, cómo mantenerla pura y sin contaminar. Los tratados de cocina y dietética de la Edad Media abundaban en describir sus beneficios sobre la salud, y explicaban qué clase de agua era la más conveniente para el organismo, y dónde se debía de almacenar.

También en la arquitectura islámica el agua es esencial. Los musulmanes aseguran que su sonido y su transparencia causan un estado de relajación y bienestar especiales. En las mezquitas, aparece en forma de fuentes de abluciones. En patios, jardines, y en palacios como la Alhambra y el Generalife de Granada, se la puede contemplar en acequias, y estanques con toda clase de surtidores.

Los musulmanes no hubieran llegado a desarrollar una civilización tan avanzada, sin la sabia utilización del agua. ¿Sabías que, desde los primeros tiempos, aprovecharon la infraestructura hidráulica romana? Así, en toda la cuenca mediterránea reaprovecharon acueductos, canales y cisternas. También crearon una infraestructura propia y una legislación para un equitativo reparto del agua. Hoy en día, vemos cómo algunos países islámicos han sabido utilizar de manera racional sus recursos. Así sucede con los fellahs, o agricultores egipcios del delta del Nilo, o con los de Emiratos Árabes Unidos que, mediante modernos sistemas de riego por goteo han convertido el desierto en un vergel. Aun así, la falta de lluvias y de infraestructura para almacenar el agua son algunos de los más graves problemas que aquejan a ciertos países de Oriente Medio y de África.

Vocablos árabes

¿Sabías que numerosos vocablos españoles relacionados con el agua proceden del árabe? Así sucede con acequia, aljibe, aceña, noria, alberca o alcorque. Los nombres de numerosos ríos españoles son igualmente de origen árabe: Guadalquivir (río grande), Guadiana (río de Ana), Guadalhorce (río de la guardia), Guadarrama (río de la arena)…

Agricultura andalusí

En la España musulmana se produjo lo que se conoce como una revolución verde. Es decir, una política de Estado que apoyaba un tipo de agricultura intensiva, que permitía vender los excedentes en las ciudades y exportarlos a otros países. Esto propició que las personas se dedicaran a otros oficios en lugar del autoabastecimiento, beneficiando así al resto de la comunidad y creando una brillante cultura urbana. Ello no hubiera sido posible sin una adecuada utilización del agua.